XCÈNTRIC 2O ANIVERSARIO (23): GUY SHERWIN

Sonidos hechos con una cámara

Por Guy Sherwin

Musical Staris (Guy Sherwin, 1977). © Guy Sherwin

Soundtrack (1977)
Musical Staris (1977)
Railings (1977)
Night Train (1979)

Filmadas con una cámara de 16 mm. Las imágenes fotográficas se convirtieron en sonidos ópticos, permitiéndonos escuchar lo que estamos viendo.



Soundtrack (Guy Sherwin, 1978). © Guy Sherwin

Soundtrack
(1977, 8 minutos)

Un plano ininterrumpido desde un tren a toda velocidad, mirando hacia abajo, en dirección a los patrones cambiantes de las líneas del ferrocarril.

Soundtrack es la primera de las cuatro películas que realicé partiendo de la curiosidad sobre cómo funcionarían los sonidos de nuestro entorno si fueran reproducidos en un proyector de cine. 

La imagen de las vías del tren se convierte en sonido, imprimiéndola en la zona de la banda de sonido óptica.

La banda de sonido está hecha usando una copia de repuesto de la película. Fue dividida en toda su longitud con un separador Standard 8 (un artilugio diseñado para hacer películas en 8 mm a partir de las de 16 mm).

La mitad de la película sin «agujeros dentados» se enrolla y se pega con cinta virgen cada pocos fotogramas.

Esta copia modificada funciona ahora como un negativo de sonido óptico y queda impresa, con el negativo original procedente de la cámara, para hacer una copia positiva de la película. Con este proceso, la imagen y el sonido quedan combinados en una sola tira de película.



Estamos escuchando la imagen de las líneas del ferrocarril.

Las estaciones y los trenes se escuchan al pasar a través del proyector.

Los tonos de las imágenes afectan al volumen: el sol sale, el volumen aumenta. Las sombras son silenciosas.

Cuando el tren entra en un túnel, la pantalla se oscurece y el sonido se detiene, pero la película continúa. Sólo escuchamos el tenue chasquido de los empalmes de la cinta en la tira de película. 


Musical Staris (Guy Sherwin, 1977). © Guy Sherwin

Musical Stairs
(1977, 9 minutos)

La filmación en 16 mm de una escalera de hierro que lleva a la London Film-Makers’Co-operative se copió para crear tanto imágenes visuales (picture images) como imágenes de banda de sonido (soundrtrack images).

Los escalones se filmaron desde una posición fija. Inclinando la cámara hacia arriba y hacia abajo hice una escala musical aproximada en once tonos –cuantos más escalones incluyera en el encuadre, más alto era el tono.

Variar la exposición altera el volumen –cuanto más oscura sea la imagen, más fuerte es el sonido.

Uní la película subiendo y bajando los ritmos. La aparición de personas en la escalera interrumpe el sonido. Las hojas en la escalera añaden timbre.


Railings (Guy Sherwin, 1977). © Guy Sherwin

Railings
(1977, 10 minutos)

Para un proyector de 16 mm en formato vertical.

Las imágenes de las rejas de hierro se convierten en sonidos cuando pasan por encima del cabezal de sonido óptico del proyector. 

Usé la cámara como un palo que traquetea a lo largo de las rejas.

La película está impresa en una optical printer «intermitente», que funciona como un proyector, exponiendo cada fotograma de forma separada. Para hacer esta película extraje los «agujeros dentados» y deslicé la película por la impresora. Esto creó líneas de fotogramas secundarios. 


Railings #2

(1977, 8 minutos)

Para dos proyectores de 16 mm en formato vertical y dos altavoces.

Esta versión confiere a la película varios ritmos, proyectando dos imágenes verticales, una al lado de la otra. El sonido se escucha desde ambos proyectores. 

***

Película en dos pantallas para dos proyectores de 16 mm, y dos altavoces.

La velocidad de proyección debe ser preferiblemente 18fps., c. 10mins., b/n, sonido óptico.

Instrucciones para el proyeccionista. Procedimiento para la preparación.
0. Por favor, ¡no enchufar los proyectores antes de alinearlos y comprobar todo! Esto ayuda a que la película no se arañe.
1. Poner los proyectores a 18fps, si es posible. Si no, 24fps está bien.
2. Inclinar los proyectores hacia la izquierda. Es fácil con proyectores Elf (Eiki). Después, encender las lámparas y alinear las dos imágenes verticales, una al lado de la otra, tocándose pero no superponiéndose.
3. Comprobar que las bobinas del comienzo están girando. A veces, en esta posición horizontal, necesitan de ayuda manual, especialmente cuando hay un peso considerable de celuloide en ellas. Se pueden necesitar dos personas, una detrás de cada proyector.
4. Comprobar que el sonido óptico funciona en ambos proyectores. Los altavoces deben colocarse hacia la izquierda y la derecha de sus respectivas pantallas para conferir una cualidad espacial al sonido. Normalmente, los graves necesitan un poco de disminución, y los agudos un poquito de subida; si no, el sonido se vuelve demasiado turbio. El timbre del sonido y los niveles necesitarán ser ajustados una vez la película esté en marcha. El sonido debe ser razonablemente fuerte, pero no opresivo.
5. Enchufar los proyectores con película de prueba primero, para comprobar que todo esté bien, especialmente en relación con los brazos que giran la película.
6. Finalmente, enlazar las dos películas. Las marcas del comienzo son las cruces del final del indicador blanco.
7. La película tiene algunos intervalos con indicadores negros.
Guy Sherwin, noviembre de 2005.


Night Train (Guy Sherwin, 1979). © Guy Sherwin

Night Train
(1979, 2 minutos)

Night Train empezó siendo una película silente de observación sobre el movimiento relativo. Se utilizaron largos tiempos de obturación para grabar luces vistas desde un tren mientras pasaba a través de un paisaje cambiante.

Una cámara de 16mm queda sujeta a la ventana abierta de un tren, siguiendo la dirección del viaje.

La velocidad de obturación de la cámara es lenta, aproximadamente medio segundo. Las luces del paisaje se filman en forma de trazos horizontales –cuanto más cerca esté una luz del tren, o cuanto más rápido vaya el tren, más alargada será la porción de luz.

Viendo la película resultante, cada fotograma muestra una pequeña continuidad con el siguiente (y cada fotograma dura apenas 1/24 de segundo). Para disminuir la velocidad y suavizar estos cambios rápidos utilicé una forma de impresión escalonada, solapada.

 

La conversión de las luces en sonidos añade otra dimensión a la película. Señala la correlación física entre la luz y el sonido como dibujos de ondas, con atributos compartidos, como la longitud de onda y la amplitud.

Es posible convertir la luz en sonido mediante otras formas además del corte, la ondulación y una laboriosa re-unión de la película de 16mm.

Una forma de hacerlo consiste en pegar las células foto-eléctricas directamente en la superficie blanca de la pantalla. Los cambios en la intensidad de la luz de la película proyectada provocan respuestas eléctricas que quedan amplificadas en forma de sonido.

Otro método consiste en convertir las luces de la película en sonido, pegando un micrófono de contacto directamente a una pantalla de televisión donde se esté reproduciendo un vídeo de la película. El micrófono registra variaciones en el campo electromagnético de la pantalla que pueden ser registradas como sonidos.

Los resultados son similares en relación a los métodos cinematográficos que he utilizado, pero con una calidad diferente. Y sugieren otras transducciones posibles de un medio sensorial a otro.
 

Notas recogidas en el libro que acompaña al DVD «Optical Sound Films»,
editado por el sello LUX en 2007.
Agradecemos a Guy Sherwin que nos haya permitido publicar estas notas.

Traducido del inglés por Francisco Algarín Navarro.