SEFF 2020 (2): DORE O.

'Kaskara', de Dore O.

Por Dore O., Birgit Hein y Anthony Moore

Kaskara (Dore O., 1974). © Dore O.


El deslizamiento de fachadas y habitaciones, a través de varios ejes, en diferentes niveles de exposiciones múltiples, junto con entradas y salidas de personas. El paisaje sólo existe cuando es visto a través de las ventanas y las puertas. Los planos individuales se oponen unos a otros, se modifican a sí mismos, o se disuelven, todos juntos, en otras imágenes. Junto a las imágenes en erupción, las colisiones y los apilamientos, hay varios fragmentos de espacios/habitaciones y secuencias de tiempo, atracción, fusión y repulsión de las diferentes mitades de la imagen, con la idea de crear una topología sensual. Estos son los principales elementos formales del lenguaje cinematográfico elegido. Cada imagen devora a la siguiente.

Dore O.

 

Kaskara sólo está formada por imágenes. No hay un argumento o una secuencia de acontecimientos, por eso no pasa el tiempo en la película. Los elementos se desarrollan completamente a partir del cambio y de la variación de la imagen material dominante: las vistas a través de las ventanas y las puertas. La película empieza en blanco y negro con imágenes de las casas de una ciudad vistas desde una gran ventana, con una serie de panorámicas individuales que se detienen abruptamente. A esto le sigue, en color, las vistas de un paisaje, un bosque solitario, visto a través de los marcos blancos de las ventanas y las puertas de una casa de madera.

El motivo de la «ciudad gris» aparece brevemente entre los planos del paisaje, en intervalos, a lo largo de la película, recordando que sigue la vida cotidiana, de la cual se puede escapar durante un tiempo limitado.

La presentación del paisaje sueco es más bien un tratamiento extremadamente hermoso de la imagen cinematográfica como tema, como superficie y como espacio ilusionista. Cerrando y abriendo ventanas y puertas, la imagen se vuelve oscura y plana, o se abre a espacios amplios y luminosos.

Para obtener varias profundidades espaciales en una única imagen, Dore O. divide el fotograma y expone de manera diferente cada una de las mitades. Un primer plano desde una ventana, por ejemplo, se yuxtapone con el de una estrecha puerta, vista desde el final de una habitación oscura. La película se somete además a múltiples exposiciones en varias capas, surgiendo diferentes planos en la pantalla. A veces el espacio interior y exterior se disuelven uno en el otro. El espacio interior se vuelve transparente y queda así dominado por el espacio exterior. Dore O. domina completamente la técnica para conseguir diferentes imágenes en capas. Apenas es posible describir la diversidad visual que se crea con esta compleja técnica.

La atracción de la película surge precisamente de esta multiplicidad o diversidad dentro de un solo motivo. Sin embargo, se puede experimentar si uno es capaz de liberarse de la tensión de las expectativas convencionales y si está preparado para ver el cine como expresión visual.

Birgit Hein.
Dokumentation Oberhausen, 1975.

 

Sobre el sonido
La obra consiste en series de pequeñas disposiciones de tres a ocho voces que repiten cuatro frases complejas casi armónicamente. La suma o resta de voces de una disposición a la siguiente queda determinada por la organización dinámica de la película como conjunto; la totalidad de la estructura queda reflejada en la composición de cada una de las frases.

Anthony Moore


Publicado originalmente en PETZKE, Ingo (Ed.).
German Experimental Film of the Sixties and the Seventies.
Múnich: Goethe-Institut, 1980.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro,
Juan Carlos de la Fuente Bonilla, Carlos Saldaña y Clara Sanz.