SEFF 2020 (3): DORE O.

'Alaska', de Dore O.

Por Tony Reif

Alaska (Dore O., 1968). © Dore O.


La película se rodó en un paisaje marítimo en el norte de Alemania, y está puntuada con insertos –los movimientos violentos de una cabeza bocabajo, planos monocromos, las proezas de un animal peludo, una pared, una escena de una familia esquimal tallada en una tabla– que hablan de resistencia, de escape. Con un largo vestido, Dore baja por unas escaleras de madera y se dirige a una zona arenosa con estanques y canales; superpuesta, flota en un océano de olas rojas-marrones que rompen bocabajo y hacia atrás. La música (suya) consiste en una cascada lenta, un palpitante violín, como una serie infinita de pasos.

***

Las películas de Werner Nekes siempre son en cierto modo instructivas, mientras que las de Dore O. son expresiones personales, organizadas como impresiones que fluyen en el tiempo. «Mi película siempre tiene una historia; no es necesario que el resto reconozca la historia, es sólo para mí». Ella describe su película, Alaska, «como un sueño para ella misma, como la consecuencia de su manera de actuar en sociedad» y como una película sobre la emigración:

«Quería escapar de algo y no podía por varias razones, así que hice esta película, para huir con ella. Alaska, en la lengua esquimal, significa “tierra lejana”, por lo que es un viaje fantástico para mí en tanto que es muy lejano».

Publicado originalmente en el programa de notas de la Vancouver Cinematheque.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro,
Juan Carlos de la Fuente Bonilla, Carlos Saldaña y Clara Sanz.