XCÈNTRIC 2020 (3): VITESSE WOMEN

ParisFilmsCooption

Por Jean-Michel Bouhours, Claudine Eizykman, Guy Fihman, Prosper Hillairet y Christian Lebrat

V. W. Vitesse Women (Claudine Eizykman, 1972-74). Cortesía de Cinédoc.


Se nos dice: elitismo, formalismo, únicamente-técnica, fetichismo-técnica, eso daña los ojos, es decadente, ya está hecho, es burgués-reaccionario, es anarco-deseante, está separado de las masas, es para divertirse, no es cine… No somos más adeptos a las condiciones del Renacimiento que a las del marketing o las de los montajes-edificaciones: somos minoritarios, y no tememos no atraer a las grandes masas, ya no funcionamos con la representación ni con la narración, que son las formas más formalizadas y repetitivas engendradas por el cine industrial, hacemos cine, trabajamos sobre el dispositivo cinematográfico que es la intermitencia, la puesta en relación de 48 informaciones por segundo inscritas en una cinta, pulsadas por 24 emisiones de luz sobre una pantalla: aquí comienza el cine.

El cine es intermitencia. No hay movimiento cinematográfico, no hay más que fotogramas, disposiciones-películas, operadores-catalizadores de disposiciones, los cineastas. No hay ilusión de movimiento cinematográfico: los cinegramas (series de fotogramas) sólo son las modalidades de flujo de la información visual (sonora); y los cinegramas más densos y complejos no son los muestreos homotéticos de la realidad secundaria: hay recorridos visuales, tránsitos de intensidad que activan de otra forma el aparato psíquico/social: menos que el ver, la escopción.

El cine Banana es intermitencia. El cine independiente es el cine Banana: recordad, en Award Presentation to Andy Warhol de Jonas Mekas, el grupo alrededor de Warhol, algunos sentados, otros de pie, sin otra ocupación que pelar y comer una banana en la más extrema indiferencia, fijeza y lentitud: la ausencia de acción, la inmovilidad fija y descompuesta, la atención al evento minoritario y violento, irrisorio y sexual, y el grupo alrededor de Warhol donde se encuentran singularidades absolutas, porque la fuerza de la película, de las películas, es la de arrancarse de la estandarización del tiempo industrial, la fuerza de una película viene de la temporalidad errante propia a cada cineasta independiente tomado en las 24 horas de trabajo y de sueño. Nosotros no rehacemos Warhol, pero queremos la temporalidad errante porque es singular: cada cineasta moldea el cuerpo de la película como moldea su cuerpo, su voz, su pelo, su caminar, sus vestidos, según ritmos, colores, tiempos que el consenso social busca inexorablemente silenciar, regular, pisotear.

Amamos el cine Banana, amamos también el cine Watermelon y comenzamos a entrever el cine Melba. El cine es intermitencia: el cine independiente crea un tiempo activo presente, que resulta de una elección de objetos-energías y no de objetos-representantes, de ritmos, de velocidades y de disposiciones, que producen la maximización de los afectos y no su filtrado medio. Nuestras películas no representan, ni documentan*, ni cuentan nada. No son un doble de la realidad, son la realidad misma de nuestros procesos fílmicos y psíquicos, que palpitan al veinticuatroavo de segundo. Ninguna memoria causal, ni efectos retardados, sino otras redes mnémicas, otras conexiones psíquicas. Nuestras películas no se dejan parar: pasan por el proyector; por una visionadora o por una mesa no se las reconoce. No hay un otro lugar de la película: el tiempo de visión es el tiempo en el que se experimenta el proceso fílmico en el curso de su producción: tiempo auto-producido (sin excluir, no obstante, los efectos diferidos, que tienen su propio tiempo presente). El cine independiente no repite procesos sino que inscribe nuevos.

cine
cine emergencia
cine turbulencia
dejarse tomar
ojo atónito, preciso y refinado
rápido (a veces la rapidez de los lentos)
tan rápido como la lengua de los camaleones
flujo, roto, cosido, arrugado
sentir el tiempo por los ojos

Texto manifiesto publicado en el catálogo del Festival de la Rochelle,
4es Rencontres Internationales d’Art Contemporain, del 26 de junio al 10 de julio de 1976.


Traducción del francés de Carlos Saldaña.

 

* NdT: En el original: docu(mentent). Juego de palabras intraducible al castellano que extrae la palabra «mentent», mienten, de las últimas sílabas de «documentent», documentan.