XCÈNTRIC 2019 (7): CONTINUIDAD EMOCIONAL: CHRISTINE NOLL BRINCKMANN

Familiaridades

Por Maria Morata




Querida Noll,

Cuando me enteré de que tus películas se iban a editar en DVD, no pude resistir la tentación de escribir estas líneas para mandarte mis mejores deseos y para decirte lo contenta que estoy. Y creo que ha llegado en un buen momento en nuestra intensa y a veces errática relación de tantos años.

Antes de nada, me gustaría darte las gracias por tu uso sensible además de decisivo de mis cualidades en tus películas. Sé que no es apropiado hablar de esta manera sobre una misma, pero mi extraño carácter desprende amor y asombro desde tiempos inmemoriales y ha inspirado a los artistas de las formas más diversas. El hecho de que forme parte de tus películas junto a otros elementos hizo posible que reinterpretase mi personalidad por completo, que pudiera representar mis cualidades de una forma desconocida para mí, que pudiera resaltar algunas facetas desconocidas de mi carácter –un destacable enriquecimiento para mí y por supuesto también para mis amigos.

Debo admitirlo: me sentí muy halagada cuando me llamaste para que buscara una estructura para tus imágenes y para que enfatizara su fuerza poética en The West Village Market de manera tan sutil. En esta película perturbé a los espectadores con mi presencia, ofreciendo contrapuntos a la manera en que se veía el mercado en un hermoso y distanciado blanco y negro. También me divertí muchísimo en el rodaje de Dress Rehearsal y Karola 2. Tu alegre fetichismo muestra cómo te diviertes retratándome –esos labios y esas uñas que aparecen de manera inesperada entre los collares, las pulseras, las baratijas y los juguetes, además de la intimidad y la complicidad de dos compañeras. Karola también fue fabulosa –la odalisca en el sofá y la fanática de las motos. Además, conseguiste transmitir mi volatilidad de la forma más eficaz, con la idea de crear una textura táctil con tus imágenes –al igual que en el mundo ordenado e inmóvil de Eine Halbes Lebeno en el mundo poético de los muebles, abandonados a sí mismos, desprovistos de su tediosa función en Polstermöbel im Grünen, y luego, finalmente, Stief, para ajustar la tensión delicada entre la textura de las flores y la de los objetos. Guardo un fuerte recuerdo de tu, debo decir, trabajo coral casi orgiástico en algunos pasajes de Empathie und panische Angst. Aquí la externa austeridad reinante de la voz de la terapista Ute Binder queda eclipsada por la explosión de color de sus propias fantasías internas, que quedan reflejadas en las pinturas policromadas. Por otro lado, el hecho de que nacieras en China y de que pasaras los primeros años de tu vida allí puede que nos haya unido de manera irrevocable –una idea que, lo admito, siempre me ha fascinado. Utilizaste mi breve pero glamurosa aparición en Der Fater para representar tu distancia con la ventajosa perspectiva del presente, en un análisis lírico de tu relación con tu aventurero padre durante aquellos primeros años en Asia.

Tras todos estos años de amistad, debo añadir sin embargo una crítica: Die Urszene, que creo que es la más hermosa de tus películas, se hizo completamente sin mí, incluso me ignoraste de manera consciente. No obstante, entiendo perfectamente y respeto tu decisión; sé demasiado bien que no había otra forma de hacerla. Además, estoy contenta no sólo por el hecho de que hayas hecho la película sin mi participación, sino porque incluso me consideraste como una antagonista. ¿Pero sabes qué, Noll? El hecho de que le dieras a mi oponente verde el protagonismo en este fascinante flujo de imágenes me llena de orgullo. Porque como sabes, la ausencia es incluso más elocuente que la presencia.

Siempre ha sido un honor trabajar contigo. Mantén tus hermosos ojos atentos al mundo, mi querida Noll.

Amor para siempre,
La Color Rojo


Publicada originalmente en «The Primal Scene.
Christine Noll Brinckmann Films and Texts».
Arsenal Experimental Edition.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro.