LAS PELICULAS DE JOSÉ RODRÍGUEZ-SOLTERO, POR RONALD GREGG

www.elumiere.net

XCÈNTRIC 2017 (8): NUEVOS NARCIOSOS DESPUÉS DE COCTEAU: LAS FIESTAS LISÉRGICAS DE JOSÉ RODRÍGUEZ-SOLTERO

Las películas de José Rodríguez-Soltero

Por Ronald Gregg



El cineasta experimental José Rodríguez-Soltero falleció el 22 de mayo de 2009. Rodríguez-Soltero nació en Santurce, Puerto Rico, en 1943. Había estudiado en la Universidad de Puerto Rico y asistió al San Francisco State College y al Film Institute en el College de Nueva York. Durante los años 60, fue redactor jefe de una revista trimestral que se publicó durante poco tiempo, MEDIUM, y luego impartió clases de cine y vídeo en los seminarios de la Cooper Union College of the Arts y en el Sterling-Manhattan’s Public Video Access Center. (Esta formación da una idea de la importancia de la inmigración puertorriqueña, del interés por el arte, las nuevas olas y el cine experimental, así como por establecer puentes entre el cine y el vídeo). Cuando estudiaba en la Universidad de Puerto Rico, Rodríguez-Soltero hizo su primera película, El pecado original, dedicada a Luis Buñuel. Al igual que en Lupe, la música es un elemento clave en esta primera película. (Su utilización de la música es parecida a la de Kenneth Anger en Scorpio Rising, pero la gama musical que emplea Soltero es más amplia, incluyendo música de la diáspora latinoamericana). Las fuentes de inspiración de Rodríguez-Soltero son muy variadas, y van desde Mendelsohn, Charlie Mingus, Bach, David Rose, la música de Orphée noir de Ophuls o el musical Bye, Bye, Birdie. Realizó la película con estudiantes de la Universidad de Puerto Rico y la envió a festivales, ganando el Gran Premio en el International Suncoast Film Festival en Florida, en 1965.

Jerovi, su segunda película, se filmó en 1965 en San Francisco. Para Jerovi, Rodríguez-Soltero ilustra el lado erótico del mito de Narciso, marcando un importante giro del uso introspectivo y psicoanalítico del narcisismo por parte de los cineastas experimentales anteriores, como Curtis Harrington, Willard Maas, entre otros. Este Narciso –Jerovi– llega justo después de la envolvente revolución sexual de los años 60, abrazando el placer sexual del amor propio sin vergüenza o inhibición –este Narciso está claramente liberado y no está en lo más mínimo interesado en hacer terapia. Como gran parte de las películas eróticas que se realizaban dentro del underground en esa época –por ejemplo, Flaming Creatures y Scorpio Rising–, Jerovi fue censurada. Junto con Jaremely, de Naomi Levine, Jerovi fue rechazada por el Festival de Ann Arbor de 1965, puesto que fue considerada como «pornográfica». El cineasta Gregory Markopoulos escribió en sus notas sobre el festival que «una parte del comité se salió de Jerovi y que estaban visiblemente escandalizados».

Antes de comentar Lupe, me gustaría señalar algunas ideas sobre las películas que Rodríguez-Soltero realizó después de Lupe, lo cual podría ofrecernos una idea de su interés en el cine político radical procedente de la cultura y la política latinoamericanas. En 1968, Rodríguez-Soltero hizo una película en doble pantalla, Dialogue with Che. Dedicada a Bertolt Brecht, siendo una película muy influida por las técnicas brechtianas, está hecha en colaboración con actores de la escena teatral latinoamericana de Nueva York, como el actor, productor y bailarín venezolano Rolando Pena, quien interpreta el papel del Che. La película es una reflexión sobre la muerte del Che Guevara y una crítica del biopic de Hollywood realizado por Omar Sharif que se estrenó en aquella época. Rodríguez-Soltero se pasó al vídeo y continuó haciendo películas políticas en los años 70, especialmente sobre acciones políticas puertorriqueñas en NYC. Obviamente, su educación en Puerto Rico y su identificación con la diáspora latinoamericana influyó en su estética, en sus elecciones musicales y en su sensibilidad –afirmaría que esto incluye su retrato de la actriz mexicana Lupe Vélez–.

Aunque estuviera influido por la reseña campy y sensacionalista de Anger en el libro Hollywood Babylon, en su versión de Lupe, Rodríguez-Soltero y su estrella, Mario Montez, no centran su atención en la sórdida muerte de Lupe Vélez. Al contrario que su película gemela realizada en esa misma época –la Lupe de Warhol, con Edie Sedgwick como protagonista, centrada en el triste, solitario y sórdido final de Lupe y, supuestamente, de la propia Sedgwick–, Rodríguez-Soltero y Montez celebran el éxito y las tragedias de la vida de Lupe. Ella experimenta y elige una vida de excesos; en su muerte, su cuerpo y su alma ascienden a un lugar santo e inspirador para sus admiradores –en este caso, dos puertorriqueños–.

Aparte de Anger, la otra gran influencia en la película, citada por Rodríguez-Soltero, son los filmes de von Sternberg con Marlene Dietrich. Junto a Montez, aparecen en la película Charles Ludlam y otros actores del Theatre of the Ridiculous, con vestuario de Montez Creations. Al contrario de la versión de Warhol, esta Lupe es suntuosa –y el estilo un collage de la energía del teatro y del cine en la época y un emblema de los excesos de la vida de Lupe–. En su manera de utilizar el sonido, la cámara y el montaje, Rodríguez-Soltero combina el cine de Sternberg, el cine experimental y el de la nueva ola –se balancea entre el teatro absurdo y el camp y el teatro brechtiano–. Hay en la película una exuberante explosión de color, increíbles superposiciones hechas en cámara y una enorme suntuosidad en el vestuario y el maquillaje de Montez –en gran parte, esa misma energía que encontramos en las películas de Jack Smith, en la película experimental de Ron Rice Chumlum y en el Theatre of the Ridiculous. Lupe ilustra la energía y la colaboración entre varios mundos del cine de vanguardia neoyorquinos, con un amplio interés por la música popular y clásica, los cotilleos hollywoodienses, la cultura latinoamericana, el catolicismo, el teatro experimental y popular, la televisión, el arte y el cine underground».

Junio de 2009.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro.