www.elumiere.net

XCÈNTRIC 2012-2013 (10): VISIONES DEL CUERPO III: DWOSKIN

Times for

por Hans y François Bovier

Disimulado autorretrato de Stephen Dwoskin en Dyn Amo (1972)


I.

Times For, de Stephen Dwoskin

Por François Bovier

¿Cómo pasa de las películas relativamente cortas a los largos? ¿Qué implica una duración mayor en su filmación y en su montaje? Times For (1971) –su paso al largo– y Dyn Amo (1972) poseen una dinámica bastante diferente. La primera se centra en una esfera privada (íntima), la segunda sucede en una escena teatral. ¿Nos puede hablar de ello?

Para mí, los conceptos de Times For y Dyn Amo son muy parecidos, aunque el espacio o la esfera en la que se hicieron sean muy diferentes. Ambas tienen el mismo tema, el mismo tipo de mujer utilizada por los deseos sexuales del hombre –las mujeres se presentan como objetos de este deseo aunque les desagrade esta forma de presentarse (es la contradicción del auto-estereotipo hombre-mujer –o, «somos lo que se nos ha dicho que seamos –incluso aunque lo detestemos–»–). En Times For las mujeres están ahí como «tipos», encontrados por los personajes masculinos (cuatro veces). (Es algo que procede de Night-Town de Joyce, del hombre [Bloom] en el burdel). Dyn Amo trata el strip-tease de forma teatral. Las mujeres practican el strip-tease para los hombres espectadores. Esto hace que las dos películas sean similares aunque, en ambos casos, mi atención no se centró en el verdadero acto sexual, o en el strip-tease, sino en las mujeres y en su(s) expresión(es), en cómo se «sienten» realizando sus propias acciones y en sus contradicciones –su posición (la contradicción de los estereotipos y los símbolos de la explotación)–, volviendo a sus rostros y a sus miradas. (Para mí, además, se trata de mirar más allá de lo obvio –más allá del estereotipo– para intentar «desenmascarar» la «máscara» que llevan las personas).

Pero sí, Times For representa (en el conjunto de mi obra) la transición de los cortos a los largos. ¿Por qué? Porque mis ideas se han vuelto más amplias y más complejas –y necesitan más tiempo–. Formaba parte de mi exploración. En Times For uno puede ver un ligero despertar transicional, puesto que en cierto sentido puede ser vista como cuatro cortos juntos, mientras que en Dyn Amo la fusión es más completa como película única (también con cuatro partes). (…)

Further and Particular, así como Oblivon, plantean la pregunta de la adaptación de los textos literarios. ¿Qué piensa de su propia forma de transposición? Además, estos textos forman parte de una rama pervertida del surrealismo (Jarry aparece como modelo para los últimos surrealistas, Bataille sigue su propia línea y encuentra a este grupo, y Aragon representa el eje político de este movimiento). ¿Cuál es su relación con ellos?

La principal conexión entre esos autores es el hecho de que proporcionen un tipo de «vocabulario del pensamiento» (para mí) que trata los «límites» en zonas tan personales como el comportamiento o la sexualidad –y los extremos de esas zonas (y lo hacen de forma opuesta a las formas convencionales de expresarlo–), además del punto de vista de esos «aislados» respecto a lo «aceptable» –eso parece estar en consonancia con mis propias impresiones–. Mi propia vida se ha visto forzada a estar «fuera» de las «normas» preestablecidas, por lo que encuentro que sus percepciones dan sentido a las mías. (…) Debería señalar –y esto es importante– que no se trata sólo de los surrealistas, sino que otros escritores como Beckett (en mi película Another Time [2002]) y Joyce (Times For, Soliloquy) me han inspirado porque por cualquier motivo todos ellos tratan con las formas de expresar el espacio interior de uno mismo. Este, por encima de todos, es el tema principal de toda mi obra. No soy un «contador de historias». Soy un «reflector» del espacio interior. Estos escritores me han ayudado a encontrar una «forma» de expresar con imágenes lo que ellos hacen tan bien con palabras. Quizá, para responder a su pregunta más directamente: es la «poética» de su escritura lo que intento adaptar (o la metáfora) y no sus historias, y lo hago de forma menos consciente y menos literal de lo que podría parecer.

Fragmento de una larga entrevista publicada originalmente en Décadrages, n°7, primavera de 2006.  

Traducido del francés por Francisco Algarín Navarro.

 

II.

Times For, de Stephen Dwoskin (II)

Por Hans

Times For iba a ser proyectada en el último Festival de Cine de Edimburgo pero, por razones de obscenidad, según se dice, no le dieron luz verde. Por lo tanto, se mostró en el llamado Festival Underground de Londres y tuvo su premiere internacional en el reciente Festival de Mannheim. Filmada en 16mm. y en Kodachrome, las imágenes poseen un gran esplendor visual, además de haber algo inusual en ella en relación con sus habilidades técnicas. Sin embargo, no le saca todo el partido a pesar de sus «seductoras» escenas y sus colores. Debería ser de principal interés para las cinematecas y para los circuitos sociales de cine.

En la película un tocadiscos no deja de girar –¿adivinan qué se escucha?–. El título dice suficiente. Otra imagen nos muestra uno de esos «momentos de placer divino». Los materiales de información hacen referencia a un hombre que, al estilo de Joyce, vagabundea por la artificialidad de su personaje. Deambula, por así decirlo, por un hipotético burdel y, su viaje con cuatro mujeres, le deja a él la concha y a ellas la perla. Hay que admitir que la película posee un tipo de poder sugestivo que procede de la combinación del color, de la luz, del movimiento y del sonido, y el resultado es algo parecido a un «acontecimiento sensual». Pero, principalmente, es un juego con los efectos ópticos, muy agradable de ver pero sin un sentido profundo. Puesto que está filmada con gran belleza, Times For puede ser clasificada como una de las mejores películas dentro de su estilo. Incidentalmente, la película de Stephen Dwoskin se llevó uno de los (cinco) Film Ducats en el festival de Mannheim.

Mannheim, 20 de octubre. Publicado originalmente en la revista Variety.

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro.


TIMES FOR
Dirección, guión e imagen (Kodachrome): Stephen Dwoskin.
Música: Gavin Bryars.
Intérpretes: Verity Bargate, Maurice Colburne, Carmel Court, Sally Gidal, Carolee Schneemann.
Producción: Alain Power y Stephen Dwoskin.