ENTREVISTA CON ROBERT BEAVERS
Sobre Eniaios, de Gregory J. Markopoulos, The Temenos y la campaña de Kickstarter (I)

Un trozo de tierra reservado aparte

por Francisco Algarín Navarro
con la colaboración de Miguel García, Miguel Armas y Félix García de Villegas

(Read in English)

Giorgio de Chirico, tal y como es visto en Eniaios IV, de Gregory J. Markopoulos,
proyectada en Temenos, cerca de Lysaaraia, en junio de 2008.
Fotografía de Michael Wang. Cortesía de The Temenos Archive.


En primer lugar, nos gustaría preguntarte por el sitio en el que se encuentra situado The Temenos. Según cuenta P. Adams Sitney, Markopoulos lo localizó en un lugar cercano al templo de Apollo Sotiros (Epikouros) en Bassae. ¿Qué significaba este templo para él?

En el veinteavo ciclo de Eniaios, hay una película filmada en el templo de Apolo Epikouros, y la última película del ciclo completo de Eniaios se trata de un filme sobre la antigua Figalia…

¿Es cierto que visitaste con Markopoulos este templo cuando empezaste tus series de películas? ¿Esta visita le influyó de algún modo?

En los años 70 comencé una película titulada Sotiros Responds. La primera escena fue filmada cerca de la zona de Bassae. Filmé varios paisajes en un paseo que hicimos desde Stemnitsa hasta el templo, incluyendo algunos detalles –un cabrero y sus cabras–, pero no filmé el templo. No creo que haya influido a Gregory en su elección; él sentía un interés perdurable por los antiguos lugares del Peloponeso, en especial por aquellos vinculados con la curación o con Asculepius y su templo, dedicado a Apolo, que se construyó después de que los figalianos se hubieran salvado de una plaga.

¿Es cierto que «Temenos» significa «arboleda sagrada»?

La palabra «Temenos» significa en primer lugar «trozo de tierra reservado aparte» y, en segundo lugar, «arboleda sagrada», pero hay un sentido adicional, el de aquel lugar en el que nada nace y nada muere. La isla de Delos es un «temenos».

¿Qué opinas de la comparación de The Temenos con Lightning Field de Walter de Maria (1977) o Spiral Jetty (1970) de Robert Smithson por parte de Mark Webber?

La comparación de Mark Webber es legítima, pero el propio marco de referencia de Markopoulos tiene más que ver con la poesía y con la música. Intentó establecer esto por medio de sus propios escritos.

En el programa de The Temenos se indica que las proyecciones tienen lugar en Lyssaraia, el lugar del nacimiento del padre de Markopoulos. ¿Existe algún tipo de relación afectiva entre esta elección y la proximidad del templo? Markopulos «deseaba crear una experiencia cinematográfica profundamente personal y gratificante para sus espectadores». ¿Por qué consideraba que esta zona era un lugar «único, en armonía con la película como instrumento de una revelación filosófica y psicológica»? ¿A qué se refiere P. Adams Sitney cuando escribe que Markopoulos concibió el proyecto Temenos como «algo soteriológico o como una analogía de los cultos curativos de Asclepius»? ¿Tiene ésto que ver con la idea de «invocar las religiones tradicionales de la antigua Grecia, donde un trozo de tierra se reservaba aparte para la adoración ritual de un dios»? ¿Nos podrías explicar de forma más detallada a qué se refería Markopoulos cuando hablaba del «espacio de intuición»?

Voy a responderos citando un ensayo de Markopoulos, The Complex Illusion:

«Desde aquí, dedicando mi Tiempo a Esperar el Temenos del Siglo veintiuno, éste se está levantando en lo alto, primero en la imaginación de la Decisión, y después con la Fuerza hacia su Realización vital, construido piedra a piedra, viga a viga, puntada a puntada, en el Peloponeso, donde la antigua Arcadia reconoce el mar distante. Dos espacios, individuales en Determinación, entre un recinto consagrado al refugio de las palomas. Inexplicablemente, a través de la Creencia, conseguirá salvaguardar su valioso catálogo de películas: el trabajo supremo de Beavers y Markopoulos.

[…] Escribiendo ésto, en esta gloriosa tarde, sin un céntimo, sé que la profundidad del lugar de Markopoulos albergará una pantalla, envolviendo al espectador de cine del futuro. […] La cuestión es, cómo suscribirse al sonido; forzosamente debe emerger de algún elemento subterráneo; y el público debe experimentar una incubación visual como en los antiguos temenoi, cuando el paciente era visitado por las ilusiones de su enfermedad.

En The Temenos, la incubación visual deberá ser la jornada metafísica y, por lo tanto, el Destino del espectador de cine del futuro. El espectador de cine del futuro, quien sacará partido del lapso de tiempo físico e histórico, sentirá entonces la presentación de la película como película necesariamente. […] El contenido, que los críticos, en su sueño deliberado y desleal, en este momento crucial de ascensión del cine ignoran o se abstienen de reconocerlo, culminará en The Temenos como Habla: el Habla de las Imágenes. El propio tiempo, con la ayuda de la proyección en la orquestación, emitirá un maravilloso Contenido casi mítico y musical y, sobre todo, la Elevación para el espectador de cine del futuro.

[…] Así, ¡es a la Destreza a la que Llamo! Pero sobre todo al Coraje; no sólo para mí mismo, sino para todos aquellos cuyas Manos Inmensas me ayuden a construir The Temenos. […]»1.

Los textos sobre cine de Markopoulos serán editados por Mark Webber y pronto se publicarán en Inglaterra. Será mejor que me refiriera a sus propios escritos, y al ensayo introductorio que P. Adams Sitney ha previsto amablemente para esta publicación. También haría referencia a las proyecciones que tendrán lugar el 29 y 30 de junio y el 1 de julio.

¿En qué año se fundó el Temenos Archive en Suiza y Temenos como lugar de proyecciones en Grecia? ¿Nos podrías hablar de forma un poco más específica sobre el origen de este proyecto? ¿Qué dificultades encontraron? ¿Buscaron algún tipo de apoyo para la financiación? ¿Qué materiales o qué tipo de medios necesitaban? ¿Cómo se fue desarrollando The Temenos a lo largo del tiempo?

A lo largo de la vida de Gregory Markopoulos, el Temenos Archive estaba alojado en el sótano de un banco en Suiza; luego, a finales de los años 90, organicé un espacio en Zürich para que el archivo pudiera renovarse. En la actualidad se encuentra en Uster (Zürich), y se financia a través de la Temenos Association. Hemos restaurado las películas originales también en este lugar. Este pequeño archivo monográfico recoge la mayoría de los originales, los negativos o la documentación sobre las películas de Markopoulos y las mías. Su existencia en la localización actual se debe a la fiel generosidad de un mecenas suizo, y nuestra capacidad a la hora de encargarnos de algunas de las tareas de restauración es apoyada por un pequeño círculo de seguidores tanto de Suiza como de Estados Unidos, Alemania u otros países. Luchamos para poder continuar con este trabajo, en el que han colaborado jóvenes cineastas ofreciendo su tiempo y su trabajo para dedicarlo a la restauración de las películas. Y, de hecho, justo ahora estoy completando la reparación de los empalmes de la última bobina de Eniaios VIII, la cual será enviada al laboratorio del Cinema Arts de Pensilvania mañana.

Hay un pequeño apoyo para la financiación que está destinado tanto al mantenimiento del archivo como al trabajo de restauración; son muy pocas las fundaciones que nos están ayudando, pero hace poco hemos puesto en marcha una campaña de Kickstarter para conseguir los fondos necesarios para pagar al laboratorio por una copia de un internegativo y por una copia para la proyección de uno de los ciclos de Eniaios que se estrenará a finales de junio en Arcadia.

¿Cuáles fueron los principales proyectos durante estos años? Entre 1980 y 1986, ¿se proyectaron algunas de sus primeras películas en Temenos o en otros lugares?

Entre 1980 y 1986, proyectamos en la misma zona, a las afueras del pueblo de Lyssaraia, una selección de las primeras películas de Markopoulos y la mayoría de mis películas, pero también hubo proyecciones poco frecuentes en algunas otras instituciones cinematográficas, las más habituales en el Österreichisches Filmmuseum, aunque el énfasis se concentraba en las proyecciones de Temenos y, después de 1986, en la aspiración por completar la nueva obra. Durante este periodo hubo un cambio en el modo de filmar de Markopoulos en relación con la arquitectura y con el retrato fílmico.

Algunas películas como Galaxie fueron restauradas y preservadas por el Academy Film Archive de Los Angeles y por el Temenos Archive de Zürich. Otras, como Ming Green, The Mysteries, Sorrows o Genius únicamente por el Temenos Archive. ¿Cómo fue el proceso de restauración de cada una de ellas? ¿En qué se diferencia el proceso de restauración cuando es The Temenos Archive el que se encarga únicamente de ello? ¿Por qué The Temenos Archive pudo asumir los costes de restauración de esas películas y no de otras como Galaxie?

Ya que Markopoulos utilizó los originales que existían, extraídos de su propia cámara, a la hora de montar Eniaios, era necesario realizar internegativos a partir de las pocas copias de proyección existentes de las primeras versiones de las películas que hizo entre 1947 y los comienzos de los años 70, alrededor de catorce títulos, incluyendo Galaxie. En el caso del Academy Film Archive, hicimos dos internegativos, uno para ellos y otro para el Temenos Archive, realizados a partir de la única copia existente para ser proyectada en el Österreichisches Filmmuseum.

¿Quién se encarga concretamente de la restauración de las películas en el Temenos Archive? ¿Qué tipo de restauración necesitan estas películas? ¿En qué estado se encuentran? ¿Se trata, en la mayoría de los casos, de restauraciones relacionadas con el color? ¿Qué otro tipo de elementos necesitan de restauración?

Cuando hablo de restauración, se trata simplemente del proceso de realizar nuevos internegativos, copias para ser proyectadas a las que se les corrige el color a partir de esos internegativos así como nuevas bandas ópticas en cuanto al sonido. No tiene nada que ver con la digitalización. Contando con muy pocas excepciones, casi todo el trabajo se ha realizado en el laboratorio del Cinema Arts, y yo lo he supervisado. La mayoría de los fondos obtenidos de las proyecciones de las películas de Markopoulos están destinados para poder financiar este trabajo por parte del laboratorio.


E-mail de Robert Beavers
21 de mayo de 2011

Respuestas traducidas del inglés por Francisco Algarín Navarro.


***


1. Gregory J. Markopoulos, The Complex Illusion, Bad Scuol, 16th of May, 1972.