CANNES 2013 (6): TIP TOP DE SERGE BOZON

Comedia fronteriza

Por Daniel Kasman

(Read the original version in MUBI)


Tras una espera de 6 años, Serge Bozon ha proseguido su expansiva y bella La France con algo a escala mucho más modesta: Tip Top, una pseudo-película de detectives al mismo tiempo burlesca y punzante, adaptación de una de las novelas del autor galés Bill James. Se superponen no sólo los géneros (crimen, comedia) sino los «géneros» o tipos de producción; en el sentido en que una película minimalista de arte y ensayo en Rotterdam es una «película de festival», TipTop parece una película claramente autoral de Bozon, y un extraño producto de gama media de la eurofinanciación (Francia, Luxemburgo, Bélgica) que incluye una combinación específica de actores de origen diferente, localizaciones regionales, y una inexpresiva pero elegante modestia provinciana. Se convierte en una variada textura cinematográfica que combina lo poético y lo mundano, complicada considerablemente por un contexto etno-político imperturbable.

El crimen investigado por las detectives de asuntos internos IsabelleHuppert y SandrineKiberlain, el de la muerte de un chivato de la policía argelina, ocurre en una pequeña ciudad, y la película cuenta una historia paradójicamente pequeña en su naturaleza pero ampliamente tramada. Lugares anodinos y convenciones del género criminal son subsumidos con énfasis en un humor poco convencional basado en los personajes que socava la especificidad de la ciudad, de modo que la historia queda ociosamente distraída por la cualidad de las cosas sobre los acontecimientos, un rechazo constante de la participación directa a favor de la anécdota. TipTop tiembla inquieta por su terreno neutral medio definido entre las cosas. (Vuelve a mi memoriael hecho de que Bozon hablara largo y tendido de la influencia de Tourneur en la puesta en escena de La France).

La película es muy divertida, con la explosividad de Huppert (a su personaje le encanta elsadomasoquismo y el «protocolo»), y particularmente con las interminables muecas y el matiz juguetón de François Damiens (como un detective local demasiado voluminoso para su apretada chaqueta de cuero), admirablemente dispuesto en la primera y la mejor escena de la película a soltar diatribas racistas en un bar árabe para salvar la cara y la apariencia de un chivato argelino. La presencia de Argelia y los argelinos se produce en casi todas las escenas de Tip Top, desde estos abucheos absurdamente híper-racistas al principio («¡La Primavera Árabe es la primavera para maricones!»), hacen ver que todos los personajes blancos están emparejados con un musulmán, ya sea el marido de Huppert, los chivatos de los detectives, o una espeluznante y melancólica serie de planos/contraplanos que relacionan a un jefe local de policía con imágenes de los disturbios de Argelia en un televisor. La película es un verdadero nido de relaciones conceptualmente descentradas entre varios elementos de la fuerza policial y la población argelina, esquemáticamente delineados por Bozon, y del mismo modo presentados cinematográficamente con un énfasis a menudo trivial en una peculiar presentación al estilo de un Kaurismäki-Sundance, pero a menudo compensada por la enorme extrañeza de esas parejas presentadas en este estilo.

El propósito del humor parece tan calculado que, sin embargo, lo que se añade a la pantalla, bloque por bloque –pues la película tiene un efecto de découpage y secuenciación en staccato– es una rareza cuyo tono poco tiene que ver con el sentido del humor predominante. Algo parece quedar sutilmente fuera, algo extraño y no identificable, como si este tipo de película, hecha de esta forma, situada en este tipo de lugares, con este tipo de historia, estuviera invadiendo un lugar que no debe, provocando nuevos canales por los cuales algo extraño puede circular. El equivalente estético más cercano en TipTop son las escenas luminosas y crepusculares que tienen lugar de noche, pero que están claramente filmadas al atardecer, con un foco suave, lunar, que separa a los actores del fondo azul-negro. Algo claro y tangible –sí, noche– pero conscientemente extraño, provocativo y hermoso. Estos son meros interludios en la incómoda amplitud de una película muy pequeña y de una producción muy contenida, pero son expresiones directas y, sin embargo, más abstractas de algo que viaja como una corriente subterránea.

 

Traducción del inglés de Francisco Algarín Navarro.


TIP TOP
Quinzaine des réalisateurs
FRANCIA. 2013. 106’
Director:Serge Bozon
Guión:Serge Bozon, Odile Barski, Axelle Ropert
Fotografía:Céline Bozon
Montaje:François Quiqueré
Sonido:Laurent Gabiot, Valène Leroy, Angelo Do Santos
Música: Roland Wiltgen
Intérpretes:Isabelle Huppert, Sandrine Kiberlain, François Damiens, Samy Nacéri, Karole Rocher, François Négret, Aymen Saïdi, Elie Lison, Saïda Bekkouche