www.elumiere.net

ACONTECIMIENTOS 2012

Pablo García Canga

 

Go Go Tales (Abel Ferrara, 2007)


De los últimos años el año pasado es aquel en el que menos cine he visto. Cosas de irse de París a Madrid. Cosas de dejar de tener a mano la tarjeta UGC y una cartelera casi inagotable. Lo echo de menos, sin duda. Y también el ver bastante cine comercial, el acabar viendo una película de Cameron Crowe, comedias románticas y hasta películas con Liam Neeson.

Pero el año pasado vi dos películas que no se parecen a nada. La primera es de hace unos años, la segunda quizás sea de este año o del que viene, vi un montaje en curso. Fueron Historias extraordinarias, de Mariano Llinás, y Paroles/Images/Vitez, de Dominique Baumard.

De la primera no voy a decir mucho. Ya escribí sobre ella. Digamos que es una película de un entusiasmo contagioso, una maquina de narrar sin parar. Una película que uno tiene ganas de compartir, de ponerle el principio a los amigos y luego insistir para que se llevan una copia...

Sobre la segunda, transcribo un mail que le escribí a Manuel Peláez nada más verla, no tengo ahora cabeza para más:

«He visto un vídeo, o película, o documental, no sé exactamente lo que es, que hizo Dominique sobre la preparación de un espectáculo que hicieron dos actores, Damien Houssier y Maxime Kerzanet, a partir de textos de Vitez. Me pasó lo que se supone que es un primer montaje. Dura dos horas y media. No se parece a nada. A mí me parece apasionante. 

Los filmó durante todas las fases del trabajo, cámara en mano, o en trípode, y una grabadora de sonido, pero nada más. 

Lo ha montado de una manera muy peculiar, utilizando como hilo conductor el texto y no la cronología del trabajo. Es decir: puede montar unas frases de un momento y un lugar de trabajo, retomarlas en parte y continuarlas en otro momento y lugar, mostrar las dudas sobre lo que hacer con el texto en otro momento, y así todo el rato, yendo y viniendo entre todos los momentos, pero con el texto que sirve de hilo. Y así filma al mismo tiempo el texto y el trabajo sobre el texto y la preparación de un espectáculo como yo nunca lo había visto. Es eso, el trabajo teatral como nunca lo había visto en una película. 

El resultado de ese montaje es muy peculiar, me parece el equivalente en cine (documental) de la novela en una frase Las puertas del cielo, o de la novela en un párrafo de Bolaño Nocturno de Chile. Un flujo constante, como un río, del que se puede salir pero en el que al volver a entrar te arrastra la corriente. 

Está también esa idea que a mí me interesa mucho de que el texto lo puede aguantar todo, mientras se oiga lo aguanta todo, unifica todo. Y un trabajo, claro, sobre la repetición en tomas diferentes

Es también una película sobre la inteligencia, la de ellos dos haciendo la obra, la de las palabras de Vitez... A mí lo de la inteligencia es algo que me encanta, porque a menudo tengo la sensación de estar volviéndome tonto y cosas como esta me hacen respirar de pronto. Y porque creo que la inteligencia es también un material posible del cine, como lo es de la literatura. Esto lo decía Marker, pero quizás sea aún más asombroso en Rohmer, acabo de volver a ver la primera media hora de Ma nuit chez Maud, con Vitez, precisamente, y es deslumbrante cómo transforma la inteligencia en materia dramática». 

En fin, no sé si esto aclara algo sobre la película. Es difícil escribirla y sin embargo al verla queda muy claro. También recuerdo haber visto este año dos o tres películas recientes que me gustaron mucho. Go Go Tales, de Ferrara, Twixt, de Coppola, y I Wish, de Kore-eda (esta no me la esperaba, de Still Walking guardo un recuerdo horrible.)

Y también pude rodar algo, eso sólo es un acontecimiento para mí, pero bueno, yo me alegro.

No recuerdo nada más. Ah, sí, O Gebo e a Sombra, por supuesto.

 

Pablo García Canga estudió cine en La Fémis (París) y ha dirigido varios cortometrajes (Para Julia, Pissing Territories). Ha traducido y glosado Amistad, el último toque Lubitsch, de Samson Raphaelson. Ha escrito en Détour y Lumière.