www.elumiere.net

ACONTECIMIENTOS 2012

Marcos Uzal

(Lire la version originale en français)

Umirayushchii lebed (Yevgeni Bauer, 1917)

1) 2012

Una gran película en la que la teoría y el lirismo se enlazan milagrosamente:

Holy Motors (Léos Carax)


Dos fabulosas comedias, elogios de la inteligencia que se inclinan tiernamente hacia la idiotez:

Damsels in Distress (Whit Stillman)

Moonrise Kingdom (Wes Anderson)


Dos bricolajes locos, en los que se disfruta del cine sin trabas:

Wrong (Quentin Dupieux)

Twixt (Francis Ford Coppola)


Dos poemas sobre la juventud, salvajemente elegantes, ricos de su pobreza:

L’Âge atomique (Héléna Klotz)

Cap Nord (Sandrine Rinaldi)


Tres humildes y desgarrados crepúsculos, bañados en la luz de no sé qué más allá:

Gebo et l’ombre (Manoel de Oliveira)

La Nuit d’en face (Raúl Ruiz)

Out-takes From the Life of a Happy Man (Jonas Mekas)


+ Una serie de TV, porque no parece de televisión:

Mildred Pierce (Todd Haynes)

 

2) El siglo pasado

Lo que más me gusta de Youtube es la posibilidad de descubrir fácilmente películas de un mundo anterior a Youtube, anterior a la TV, anterior al sonido. Entre algunas maravillas encontradas aquí y allá durante estos últimos meses me vienen sobre todo: The Country Doctor (D.W. Griffith, 1909), The Painted Lady (D.W. Griffith, 1912), Rien que les heures (Alberto Cavalcanti, 1926).

 

3) El siglo antepasado

En St Malo, en junio de 2012, leí por fin Bruges-la-morte (1892) de Georges Rodenbach. No es exactamente una obra maestra, pero ese libro me obsesiona cada vez más, como esas películas que no llegan de inmediato sino que se despliegan en ti hasta que te atormentan. Evgeni Bauer hizo una bella adaptación (Gryozy, 1915), y encuentro en otras de sus películas, más bellas aún, el universo mórbido, provincial y febril de la novela: Posle smerti (1915), Umirayushchii lebed (1917). A veces se lee que Gryozy anuncia extrañamente Vertigo, porque los cinéfilos no conocen nada bien la literatura: Vertigo está inspirada en Entre les morts de Boileau y Narcejac, que es precisamente una reinterpretación de Bruges-la-mort. Me gustaría seguir tirando de este hilo literario y cinematográfico, que me llevaría a Edgar Poe y a Henry James (sobre todo a estos dos), y a Viridiana, a Yeux sans visage, a La Chambre verte, y a Huysmans… en resumen, lejos de mi siglo.

 

4) El espacio fuera del tiempo

Me quedé pasmado y conmocionado por las imágenes del salto al vacío de Felix Baumgartner (14 de octubre de 2012), tal y como se pueden ver aquí: la soledad de su pequeña cápsula frágil, lentamente transportada por un globo inflado de helio hasta una altura de 39 kilómetros; su pequeño saludo fordiano antes de saltar; la dificultad de las cámaras para seguir ese punto blanco y borroso que no deja de acelerar (hasta alcanzar los 1342,8 km/h), sólo tomando la vaga forma de un cuerpo al girar sobre sí mismo; la consciencia muy precisa de su pequeñez y de su vulnerabilidad; la gratuidad del acto, a pesar de los millones y los sponsors; el fulgor improbable de un gesto meticulosamente preparado durante años para mostrarse casi imposible de ser percibido; la irresistible atracción del cuerpo hacia el suelo, donde aparece, como en Space Cowboys, que los hombres van al espacio para ver mejor la tierra y regresar mejor a ella.


Traducido del francés por Miguel Armas


Marcos Uzal ha escrito para ExplodingCinéma, Vertigo y Trafic, revista de la que es miembro del consejo de redaccion. Es uno de los responsables del libro Pour João Cesar Monteiro. Es también codirector de la colección « Côté Films » de las ediciones Yellow Now, para la que escribió un ensayo sobre I Walked with a Zombie de Jacques Tourneur. Codirigió libros sobre Tod Browning y Jerzy Skolimowski. Es programador de cine en el museo de Orsay. Ha realizado cuatro cortometrajes.