ESPECIAL PETER VON BAGH

Encuentro con Peter von Bagh

Por Peter von Bagh

Asema (Peter Von Bagh, 1989)

Creo que mi historia es la típica de una persona de mi época, de mi generación. Por poner un ejemplo, soy un poco más joven que los cineastas de la Nouvelle Vague francesa. Publiqué mi primer artículo a los 16 años. Estaba dedicado al cine de Frank Capra. La verdad es que en ese momento no sabía nada sobre su cine. Tenía dos libritos sobre el cine americano, únicamente. Pero apenas había información en ellos. Todo lo tuve que ir descubriendo, adivinando. Con el tiempo, recuerdo hacer algunas listas de películas que en un principio me parecían interesantes, y que por alguna razón me apetecía ver. Creo que es una forma de trabajar importante. Estaba bien no tener todo delante de mí. Es mucho más interesante. De otro modo puede ser incluso algo peligroso.

Como periodista, en la prensa gráfica, trabajé entre los 16 y los 20 años. Después de eso, comencé a escribir en publicaciones más especializadas. Luego conocí a los principales círculos de cinéfilos de Helsinki. En esa época, en torno a los años 60, el cine era un tema candente en la prensa y en todo tipo de publicaciones. Alguien que tenía un estilo «molesto» al escribir sobre cine, como era mi caso, hacía que el público me tomara como ejemplo de alguien que estaba loco. Así, posteriormente, en tanto que cineasta, pude avanzar hasta ser reconocido desde muy joven. Mi primer libro lo escribí a los 23 años1. Mi primera película la rodé a los 25. Las películas que hice y que podemos ver aquí en Buenos Aires, como Helsinki, ikuisesti, muestran que no hay diferencia alguna entre mi posición como crítico o cinéfilo y mi posición como cineasta.

Pienso que la mejor manera de expresar lo que significa para mí el Sodankylän elokuvajuhlat (Festival del Sol de Medianoche)2 es ver la serie de películas que hice sobre el mismo, Sodankyla forever3. Es algo que me parece importante destacar, ya que el festival en sí, en este momento, resulta de una estructura mental muy compleja. Hay una serie de elementos muy presentes en él que interactúan de varios modos con la historia y con el pasado. Eso no es muy común en los festivales de hoy en día. Sin duda, me resisto a esa pose de ciertos festivales en donde los invitados llegan como estrellas, comportándose de una forma realmente trivial. Actúan como si fueran una máquina de chistes acerca de su trabajo. Lo que busco es llegar justamente a la parte más seria de su trabajo, de modo que ellos mismos puedan transmitir lo difícil que es la labor del cineasta. No me interesa que el público se acerque al festival desde la ignorancia y que se marche de él siendo más ignorantes aún.

El nacimiento de este propio festival cuenta con una de las historias más extrañas que he oído sobre los orígenes de un festival de cine. En ese momento, un cineasta finlandés, XXX, que trabajó con los hermanos Aki y Mika Kaurismäki –famosos alcohólicos–, se encontraba en Laponia, concretamente en Sodankyla. Se trata de una ciudad donde los veranos son muy largos, pero igualmente también lo son los inviernos, de una oscuridad muy pura. En esa época, alrededor de noviembre, en torno a las cuatro de la madrugada, miraba por la ventana el paisaje desolador. Así que en ese momento se le ocurrió la idea: montemos un festival de cine.

En realidad, cuando redacto las cartas de invitación, siempre hago hincapié en el hecho de que queremos invitar a cineastas que admiramos por su trabajo. Siempre hay una relación muy personal, muy humana. Este es el único secreto en cuanto al criterio de selección. De este modo se establece un vínculo especial con los invitados. Es cierto que al poco tiempo de comenzar el festival, se fue transmitiendo una buena apreciación de lo que allí se hacía. Quizá sea por eso que nunca nos negaron una invitación. Algunas veces es verdad que nos ha costado bastante conseguir la presencia de algún cineasta en concreto. Pero siempre hemos logrado un feliz encuentro con los invitados.

He entrevistado a varias personas a lo largo de mi vida, dentro de diferentes contextos y trabajos. Pero en este festival en particular siempre dedicamos unas dos horas de entrevista durante la mañana. Es realmente bastante tiempo. De hecho, es lo que más me interesa, y no tanto la contraposición con unas entrevistas veloces, que es lo que suele ser común dentro del mundo de los festivales. Ahí juega un papel importante la prensa. En el caso de la prensa finlandesa, en ese sentido me parecen unos cerdos detestables.

Como ejemplo de ello, puedo contar una hermosa anécdota. En una ocasión, estábamos entrevistando en nuestro festival a Ganni Amelio, dentro de este formato de dos horas. Tras pasar una hora hablando con él sobre su vida, sobre su infancia, alguien del público, que pertenecía a la prensa finlandesa, se levantó y le pidió que se callara, argumentando que querían hacer algunas preguntas relacionadas a su última película. Así que en ese momento yo también me puse en pie, y le respondí: «No, cállate tú. Yo soy el rey aquí». Todavía no me hablo con este periodista. Años después, de algún modo, obtuve mi recompensa de todo ello. Años más tarde, Amelio ganó el León de Oro en Venecia con su película Così ridevano. Al agradecer el previo, comentó que la idea para su película había nacido justamente en un pequeño festival que se celebró en Laponia. Es algo que me alegró mucho.

De hecho, el trabajo que hago con los invitados4 me parece muy cercano al que hacen los cineastas con los actores en la ficción. Dos o tres días antes de la entrevista de dos horas, comienzo a hablar con ellos, de una forma menos formal, más indirecta. No me acerco a los temas de los que me gustaría hablar en la entrevista, pero sí se genera una cierta familiaridad, una sensación de amistad. Así, ellos se encuentran ya predispuestos para poder encarar la entrevista en ese otro momento privilegiado. Eso ofrece el resultado de poder llegar más profundamente al alma de la persona.

Nunca me ha interesado cómo se financia el festival. Jamás estuve en una reunión. Lo más probable es que el dinero caiga del cielo. Creo que en lugares como éste uno está obligado a negociar mucho para poder sacar adelante el proyecto. Hay que tener en cuenta que se está ocupando un lugar que es caro. Nosotros nunca tuvimos patrocinadores, tampoco trabajamos con el ministerio. Todo eso entorpecería lo que es en sí mismo el festival.

Había una época en la que los cineastas invitados tomaban un tren de Helsinki a Sodankyla. En el propio tren les proyectábamos algunas películas antes de que llegasen al festival. Era muy bonito, pero la empresa estatal de trenes se cayó y nos quedamos sin recursos. Sin embargo, en aquello años, habíamos llegado incluso a proyectar películas de 35 mm. en el tren, como The General, de Buster Keaton. Por otro lado, Sodankyla es muy pequeño, sólo hay dos hoteles. La verdad es que no sé dónde duermen los invitados, probablemente lo hagan en la playa. Es muy fácil ir caminando por la calle y encontrarte con los cineastas. Es muy fácil encontrarse con ellos y hablarles. Es lo contrario por ejemplo al festival de Donosti, al que fui varias veces. La distancia entre los cineastas y el público es enorme, ya que son tratados como estrellas. Les llevan a cenas especiales… Por ejemplo, recuerdo una retrospectiva que le dedicaron a William Wellman. En una de esas cenas estaba Robert Mitchum, que era el actor de algunas de esas películas, pero no teníamos acceso a él. En nuestro festival el público podría parar por la calle por ejemplo a Francis Ford Coppola y tener una conversación de unos quince minutos con él. Eso es lo que caracteriza al festival.

Declaraciones recogidas el 17 de abril de 2012 en Buenos Aires

por Guillermina Chiariglione, durante el BAFICI.

Recopilación, traducción, transcripción y puesta en forma de Francisco Algarín Navarro.

 


***

 

1. Peter Von Bagh escribió unos veinte libros, entre los que se encuentra The History of World Cinema (1975), y trabajó en numerosos programas de radio y televisión. Fue curador y director de la Filmoteca de Finlandia. Es editor jefe de la revista Filmihullu, profesor en la Universidad de Artes de Helsinki y director artístico del Sodankylän elokuvajuhlat (Festival del Sol de la Medianoche). Antes, había dirigido durante nueve años Il Cinema Ritrovato en Bologna, Italia. Como cineasta, ha realizado ocho películas.

2. «El Sodankylän elokuvajuhlat (Festival del Sol de la Medianoche) fue fundado en 1986 por algunos cineastas finlandeses como los hermanos Kaurismäki en el municipio de Sodankyla. El poblado de Sodankyla está situado en el corazón de la Laponia finlandesa, unos 120 kilómetros por debajo del Círculo Polar Artíco, donde el sol no se pone en ningún momento durante los meses del verano. La naturaleza lapona y la ausencia de noche proveen al Sodankylän elokuvajuhlat de una localización que ningún otro festival podría poseer. (…) Las películas son mostradas en cuatro lugares durante las 24 horas del día, y la hora actual se olvida fácilmente, ya que el sol brilla a las 4 de la mañana tal y como lo hace a las 4 de la tarde. El programa del festival comporta una combinación atractiva entre lo viejo y lo nuevo. Las obras maestras atemporales de los cineastas veteranos son presentadas junto a las películas más apasionantes de los cineastas contemporáneos. En las proyecciones de las masterclass, conducidas por críticos de cine, se cuenta con la perspicacia de la mayor belleza de los clásicos, y las películas musicales giran en las proyecciones de karaoke. Por encima de todo, los indiscutibles puntos fuertes del festival son los gloriosos conciertos de películas silentes. El programa también incluye nuevas producciones finlandesas, películas para niños y estrenos; todo ello da lugar a unas 80 películas presentadas en más de 100 proyecciones. Para coronar la celebración cinematográfica, desde su origen con la fundación por parte de Peter von Bagh, se mantienen conversaciones matinales con los principales invitados. Quien no esté interesado en escuchar a los directores legendarios de estas películas, serán llevados a una isla desierta».

3. Esta serie cuenta por el momento con cuatro partes, Drama of Light (2010), The Yearning for the First Cinema Experience (2010), Eternal Time (2010) y The Century of Cinema (2011).

4. Esta es la lista de algunos de los cineastas y actores invitados y entrevistados en el Sodankylän elokuvajuhlat:

1986: Samuel Fuller, Jonathan Demme, Jean-Pierre Gorin.
1987: Michael Powell, Jacques Demy, Jim Jarmusch, D. A. Pennebaker, Juliet Berto, Thelma Schoonmaker.
1988: Monte Hellman, Paul Schrader, Dušan Makavejev, Aleksei German.
1989: Paul Morrissey, Otar Iosseliani, Idrissa Ouedraogo.
1990: Richard Fleischer, Manoel de Oliveira, Jean-Pierre Léaud, Octávio Bezerra.
1991: Andre De Toth, Laslo Benedek, Jean-Charles Tacchella, Agnès Varda, Chantal Akerman, Enzo Serafini, Etienne Chatiliez.
1992: Roger Corman, Claude Chabrol, Jan Troell.
1993: Joseph H. Lewis.
1994: Robert Wise, Mario Monicelli, Luis García Berlanga, Stanley Donen.
1995: Robert Parrish, Maud Linder, Richard Price, Fridrik Thór Fridriksson, Víctor Erice.
1996: Jean Dréville, Danièle Dubroux.
1997: Gianni Amelio, Jerzy Skolimowski.
1998: Youssef Chahine, Terry Gilliam.
1999: Edgardo Cozarinsky, Francesco Rosi.
2000: Bob Rafelson, Ivan Passer, Shinji Aoyama.
2001: Freddie Francis.
2002: Francis Ford Coppola, Miklós Jancsó, Fernando Solanas, Luce Vigo.
2003: Irvin Kershner, Jean Rouch, Matti Kassila.
2004: Val Guest, Nanni Moretti, Marlen Khutsiev, Wolfgang Becker, Jörn Donner.
2005: Roy Ward Baker, Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne.
2006: Gian Vittorio Baldi, Carroll Ballard, Andrei Smirnov, Jafar Panahi, Isabelle Stever, Mercedes Álvarez, Jasmine Trinca.
2007: Abbas Kiarostami, Claude Goretta, Vittorio De Seta, Giuseppe Bertolucci, Amos Gitai, Elia Suleiman, Pascale Ferran, Detlev Buck.
2008: Lasse Pöysti, Veiko Õunpuu.
2009: Sergey Dvortsevoy, Markku Lehmuskallio & Anastasia Lapsui.
2010: Pedro Costa, Terence Davies, Vesa-Matti Loiri, Samuel Maoz.
2011: Souleymane Cissé, Apichatpong Weerasethakul.